29 de julio de 2014

Nueva novela publicada: UMBRA

     Transcurría la Guerra del Pacífico, primeros días de junio, 1880. El ejército chileno, en campaña, avanzaba sobre suelo peruano hacia el centro del país. A una semana de la batalla del Alto de la Alianza, donde los bolivianos se retiraron del conflicto, Perú tendría que luchar solo contra Chile. «Los rotos no llegarán a la capital», insistían los voceros con el orgullo atravesado en la garganta; no obstante, la tensión crecía bajo el cielo turbio de Lima y el anhelo de que la lucha tuviera buen fin para el Perú pronto menguó. Las personas andaban deprisa por las calles con la vista baja y permanecían fuera de sus casas el menor tiempo posible, como si hubiera una epidemia. Ya nadie parecía platicar en las aceras y las escuelas y las tiendas trabajaban a puertas cerradas. Hubo saqueos, desconcierto. Unos pocos huyeron al norte, pero la mayoría se quedó, incapaz de abandonar sus pertenencias y sus hogares, en espera de un milagro...



Publicar un comentario